fbpx

¿Cómo criar a un buen viajero?

Estoy segura que tu, como yo, te imaginas cómo serán tus hijos y no sólo hablo de temas físicos. Si eres un viajero de hueso colorado, sueñas con el día que puedas pisar un avión con tu “minimi” y que herede esa pasión por conocer.

Pero, alguna vez te has preguntado, ¿cómo criar a un buen viajero? Aquí, hemos recolectado algunas sugerencias que podrías tomar en cuenta en esta tarea:

1. Educa con el ejemplo. Así como tu disfrutas de un atardecer, de iniciar una nueva aventura, de observar, de probar y de oler. Enséñal@ a disfrutar las pequeñas cosas. Muéstrale los detalles que no está viendo, Haz una pausa para que note cosas que seguramente han pasado inadvertidas.

2. Arma experiencias. Piensa en aquellas cosas que l@ van a hacer recordar ese viaje. Vívelas al máximo, hablen de ellas y prepara una antesala para que cuando llegue el momento las disfruten muchísimo.

3. Hagan cosas fuera de la rutina. Levántense temprano, prueben comida diferente, Duérmanse tarde por realizar una actividad, caminen más de la cuenta, naden, hagan actividades que los saquen de la rutina, eso guardará recuerdos que quedarán asociados con los viajes.

4. Que los viajes no se asocien con compras. Si quieres que se desarrolle el hambre de conocer nuevos lugares, asocia la parte divertida de los destinos con cosas que son vivenciales y no con cosas que se pueden comprar. Recuerda que un viaje es una vivencia y que los recuerdos no se compran, se adquieren.

5. Que tu hij@ arme su propia maleta. Obviamente con ayuda, pero la maleta es una forma de vivir anticipadamente un viaje. Desde que la estás haciendo debes preocuparte por el clima y por las actividades que vas a realizar. Por eso es esencial que aprenda desde pequeño.

6. Educa durante el viaje. Una vacación no significa que se acabaron las reglas que hay en casa o que se pusieron en pausa. Debes mantener las reglas que tienes con tu hij@ en cualquier uso horario en el que te encuentres. Eso hará que el propósito del viaje no se desvirtúe.

7. Agrega temas culturales / históricos / de naturaleza. Hay muchos estudios que indican que nuestro cerebro está mucho más receptivo cuando se encuentra relajado. Por lo tanto, las vacaciones son momentos ideales para aprender cosas nuevas que seguramente se quedarán en la memoria de todos.

8. Crea viajes para toda la familia. Si bien, hay destinos ideales para niños y viajes que estarán pensados 100% en ellos. Es muy bueno que también los lleves a destinos con actividades para toda la familia. Parte de los viajes es la convivencia, el respeto y el acompañamiento. De esta manera, demuestras que las vacaciones ideales no necesariamente tienen que ser en Disney.

9. No son el centro del viaje. Si bien, mueres por vivir un viaje con tu hij@ es muy importante que lo hagas ser parte de un viaje y que no le enseñes que el viaje gira entorno a el/ella. El viaje gira entorno a una experiencia de vida, gira entorno a un objetivo: Disfrutar y vivir al máximo en familia.

10. Facilita la logística. Para que tu hij@ realmente pueda disfrutar un viaje, la logística tiene que ser muy ágil. Los horarios de los vuelos deben ser cómodos, evita las conexiones aéreas en la medida de lo posible, haz que la llegada a los destinos no sea compleja, de esa forma se centran en lo importante y aprenden a disfrutar también del camino.

Ver también

¿Viajo para estudiar o para encontrar al amor?

Estos días escuché un tema muy interesante. Un porcentaje importante de las mujeres que viajan ...