fbpx

¿Por qué Varanasi es uno de los lugares más impresionantes del mundo?

Uno de los lugares más impresionantes que hay en el mundo es Varanasi en la India.

Había escuchado muchos comentarios de que la India o lo amas o lo odias por completo

Que no hay puntos intermedios, y uno de los puntos más imponentes de un viaje a éste indescriptible país es Varanasi, pues te remonta a épocas muy antiguas a los orígenes de las religiones que hoy en día tienen una fuerte importancia en nuestra era y que más adelante detallaré en mi relato.

Antes de llegar a Varanasi, me había sentido deleitado por muchos tesoros que uno descubre cuando viaja por el triángulo de oro.

Delhi, ciudad en la que convergen lo antiguo y lo moderno y dónde uno se empieza a adentrar en las mezquitas, en los templos de diferentes religiones como la sikh, una tumba mogola dedicada al amor.

Una ciudad islámica sin terminar, y la huella imborrable de Mahatma Gandhi. En Jaipur, visitas el Fuerte Amber, considerado una de las 7 maravillas de la India.

El Palacio de los vientos dónde se encerraban a las mujeres de la realeza en la antigüedad, ciudad rosada por la cantera de sus edificios, en medio de mercados y mucho bullicio pero con una vibra que te hace sentir en movimiento y alerta de todo lo que hay por descubrir.

Llegamos a Agra, en dónde el contraste de hospedarse en un hotel con vistas al Taj Mahal te hace olvidar lo que es la realidad.

Una ciudad poco armoniosa. Pero que esconde uno de los tesoros más visitados del mundo, un monumento al amor que atrapa todos tus sentidos, y algo que dura un segundo porque no quieres que nunca se borre esa imagen de tu mente.

Ya sea al amanecer, o al caer el sol, el Taj Mahal y su historia de amor, que no se repetirá jamás y que si visitas el Fuerte Rojo, descubres más secretos de lo que hoy es una gran leyenda.

Días de muchas cosas positivas y emociones, de comida, música, bailes, ropas de colores, palacios y para cerrar con broche de oro, llego finalmente a Varanasi.

En sí no sabía que esperar, o prefería no pensar mucho, salí muy temprano antes del amanecer a la excursión del Río Ganges.

Recuerdo que tomé un tuk tuk y caminé para atravesar parte de la ciudad rumbo a los ghats del río. Me invitaron un delicioso té chai, que me sirvió porque en ese momento me temblaban las rodillas del miedo a lo desconocido.

Pues no sabía en sí que iba a ver, vi gente enferma a la orilla del río, gente mayor, gente haciendo ofrendas a sus dioses y gente bañándose en el río Ganges porque es algo muy sagrado y tiene muchos significados.

Subí a una lancha que me daría un paseo por el río al amanecer y empecé a entender muchas cosas.

aquí nació el Hinduismo, el Jainismo y donde se jugó una parte importante para el desarrollo del Budismo, por lo tanto me encontraba en el lugar más sagrado de la India y probablemente el más antiguo.

En el paseo vimos todos los ghats del río, escaleras de piedra que descienden hasta el Ganges, el lugar donde incineran a los muertos, dónde se hacen los famosos rituales Ganga Arti cada noche.

Para la purificación de los devotos. Los edificios antiguos resultan ser los departamentos dónde los hindúes se “jubilan”, y se preparan para morir allí, para liberarse del ciclo de las reencarnaciones y entrar directamente en el Nirvana… había muchas cosas que procesar en sólo una excursión.

Sin embargo, aprendí a respetar los lugares, bien te dicen que no debes tomar fotografías ni videos, hay imágenes que sólo nos podremos llevar en la mente y en nuestros recuerdos.

Y lo mejor de éste viaje es que entendí el porque la gente de aquí es tan desprendida de lo material, de las presiones que hoy en día nos aquejan, la vida allí es muy diferente a la nuestra, la gente es realmente feliz, siempre te regalan una sonrisa sin tener grandes posesiones, pero que tienen una riqueza interna que no cualquiera, tal vez si encontráramos un balance de lo que realmente necesitamos para ser felices, disfrutaríamos más las cosas…

…Como ahora que estamos en cuarentena y que valoramos más lo que tenemos, nuestros trabajos, nuestras ganas de seguir viajando, a lugares donde realmente uno se siente feliz.

Algo que nunca voy a olvidar es que en mi camino al Ganges cuando más temblaba de miedo, vi una vaca dentro de una tienda, era gigante, pues se cree que las vacas son sagradas entonces hay que dejarlas en total libertad, eso me hizo reír, me hizo sentir mejor.

Por Oriol Riera Coll

Director General en JuliáTours México

Ver también

¡Viaja a Estados Unidos desde casa con GoUSA TV!

En esta cuarentena, te tenemos buenas noticias… No es necesario empacar para hacer el viaje ...