fbpx

#UruguayNomá

Uyyy! Me pidieron que les cuente sobre Uruguay… Textualmente el correo que me llegó para que escribiera la nota decía:

“Nota de Uruguay por un urugasho”, y en el cuerpo del mail el hashtag “#UruguayNomá”. Así que, con esta motivación especial, vamos a contarles sobre mi querido “paisito” (como le llamamos por allá).

Uruguay es un país al que no se va a ver nada. Así, tal cual. Entonces preguntarás “¿Para qué voy a ir?” y te sorprenderás de la respuesta: Vas a ir a sentir cosas, a vivirlo.

Como #PaísBoutique que es, y aunque algunos “hermanos argentinos” lo llamen #PaísMonoambiente (malditos), Uruguay es un pedacito de tierra fértil, repleta de ganado (Dato Curioso: 3.3 vacas por cada 1 persona), enclavado entre los gigantes de la región (Brasil y Argentina), que goza de unos los cielos más azules y los campos más verdes del mundo.

Para ponernos en “onda”, diría que es un país perfectamente “instagrameable”.

Sin tráficos excesivos, sin contaminación ambiental, con inseguridad sí, pero no a los niveles de otros países de nuestra querida pero lastimada Latinoamérica, con un nivel educativo y cultural muy alto y, por apenas rozar el tema hoy de moda, que goza de unas de las democracias más sanas del planeta.

Personas con la que me he cruzado, aclaro qué de todos los niveles sociales, me han preguntado si en Uruguay existe Mc Donald´s, o si en Uruguay también hay Sprite, si hay Starbucks o si la Navidad se festeja también el 25 de diciembre.

También me han soltado el nombre de Diego Forlán, o Luis Suárez (obvio) cada vez que digo que soy “uruguasho”. Y otros, más volcados a la cultura, me han tocado el tema de Galeano, Benedetti y Drexler.

A todo sí, porque aunque es ese pedacito de tierra fértil, también es un país en donde la globalización está instalada e incluso goza de tecnología de punta en cuestiones de comunicación (se jacta de ser el país con mejor wifi vía fibra óptica de toda américa).

Pero aclaro, a Forlán y a Suárez nos los conozco, mucho menos a Galeano y Benedetti, y a Drexler lo fui a ver un par de veces… al Metropolitan de la Ciudad de México. Está bien que tengamos un país pequeñito, de apenas 3 millones de habitantes y donde se dice habitualmente “acá nos conocemos todos”, pero no es literal, aunque con un par de conexiones de “primos de amigos”, llegas a Forlán o a Drexler sin broncas.

En Uruguay siempre te toparás a alguien que te convide con un mate, para que lo pruebes, pero eso sí, lo tendrás que aguantar hasta el final, hasta que la bombilla (popote de metal) truene y haga “shhh shhh”, sino no te habrás realmente “tomado UN mate”.

En cualquier esquina podrás encontrarte con un “medio tanque” con el fuego prendido (no carbón, sino leña) y con algún que otro choricito o pedacito de carne encima de las brasas.

En Uruguay podrás disfrutar del Carnaval más largo del mundo, ¡que dura más de 1 mes!

En Montevideo, la capital, por ejemplo, “podés” ir al estadio a ver un clásico Nacional vs. Peñarol, equipos rivales de todas las horas pero que, juntos, suman 8 copas Libertadores y 6 del mundo.

Podrás visitar el museo del fútbol con los recuerdos imborrables para todos los “yoruguas” del mundial del 30 y el famoso “Maracanazo”.

También hay magníficos vinos Tannat, grandes cocineros, dulce de leche de primera, quesos de exportación (paso el dato, el parmesano lo venden en La Comer) y por supuesto, carnes de lujo, que fácilmente se encuentran en cualquier carnicería de cualquier barrio.

En Punta del Este se celebra cada año en Enero el encuentro masivo del “Jet Set” de la región, los restaurantes, antros, bares y paradores en las playas están a todo lo que da.

En Diciembre (la fecha ideal para mi gusto para ir, si la onda es descansar, pasear, ir a la playa y comer rico) el clima es perfecto, en Febrero se pone loco, en Marzo otro poco, pero también se disfruta mucho.

Ahora, que si realmente quieres conocer una ciudad preciosa, tranquila y con unas vistas, bosques, playas y mansiones de ensueño, hay que ir fuera del verano, entre Abril y Noviembre, pero ojo, no vayas con plan de sol y calor, porque el clima es templado y frío en estas fechas.

Hacia el Oeste, Colonia es un departamento (estado, provincia, algo así) que ofrece muchísimas cosas para hacer.

Desde vida en chacras y posadas rurales donde preparan queso y dulce de leche tradicional, pasando por el encanto de una hermosa ciudad portuguesa del 1,600 en perfecto estado de conservación, hasta aventureras cabalgatas o viajes en pequeños barcos con atardeceres majestuosos desde hoteles y resorts en medio del campo.

Todo esto, a 45 minutos en ferry desde Buenos Aires (sí, Buenos Aires, Argentina).

¡Ah, me olvidaba, la lana (la de vestir, no el dinero) es buenísima también!

En fin. Si llegaste hasta acá en la lectura, te habrás dado cuenta que no te hablé ni de un coliseo, ni de una pirámide, ni de una torre, ni de una estatua icónica.

Solo te traje de la mano con cosas que se disfrutan de la vida, con cosas para hacer, tocar, oler, probar, contemplar, no tanto con cosas para ver. ¿Verdad?.

Así que, si estás pensando viajar para aquellos rumbos del Sur, dale al “paisito” una chance más amplia de la que tienes considerada, quédate un par de días más y podrás comprobar todo esto que te acabo de contar. Seguramente regreses con la frase del título en el pecho: ¡Uruguay Nomá!

Por Martín Montemurro

Director de Austral MX

Ver también

¿Por qué Varanasi es uno de los lugares más impresionantes del mundo?

Uno de los lugares más impresionantes que hay en el mundo es Varanasi en la ...